Re. La cita. N.N. – Día 164, 25 de agosto by María José Gómez Fernández


Leyendo el relato de La cita. N.N. – Día 164, 25 de agosto en el blog de El Doblao del Arte. Punto y aparte. No pude resistirme a ponerle una coletilla que al final resultó ser un epílogo entre aquí y el más allá. Así que con conocimiento de su autora María José Gómez Fernández le pondré mi continuación.

Relato original

La cita. N.N. – Día 164, 25 de agosto

Epílogo

Con lo que Renato no contó fue que Gabi durante más de media eternidad rencor le guardaría. Sabiendo él, que ella era alérgica a los frutos secos y en especial a las almendras, no se le ocurre otro veneno para consumar e inmortalizar su última cita que el cianuro y su característico regusto a almendras amargas. En fin, al menos en la otra medio eternidad que infinita es, tiempo ya tendrán para su reconciliación.

En el otro lado sí algo sobra es tiempo y si no hacen las paces y buscan como entretenerse les espera un eterno aburrimiento. En el mundo de aquí sus respectivos viudos; que solo eran vecinos poco más que conocidos, aunque como humanos, alguna fantasía inocente o no tanto, hubiesen podido tener; han empezado a consolarse mutuamente. Al final, con un simple cambio de pareja, no hubiera hecho falta montar está tragicomedia. Cuando en el más allá se vuelvan a juntar los cuatro a ver qué comuna se montan.

Epílogo II

Al cabo de unos cuantos años de humana felicidad, alternando risas y abrazos con insultos y desplantes, la nueva pareja del vecindario se cambió de barrio. Un accidente, no muy claro, provocado por un destino bastante socarrón, se llevó sus almas a la eternidad.
El reencuentro con sus antiguas parejas fue de todo menos pacífico, una bronca apocalíptica que no acabó con sangre al no quedarles ya, ni carne ni cuerpo, en ese lado. Los recién muertos necesitan un cuarto de eternidad para adaptarse a tener y ser solamente un Alma. De ahí que, hagan gala de los más bajos instintos y su peor humor, nada más llegar.
Ahora que ya estamos a eso de media eternidad; bueno esto es un decir, porque aquí desde que llegas los relojes están parados; estas cuatro Almas han montado una timba, un tenderete y hasta su propia comuna. Se han hecho inseparables porque, lo que en la Tierra hubiera sido vergonzoso y hasta pecaminoso, aquí ni tan siquiera está mal visto.


4 comentarios sobre “Re. La cita. N.N. – Día 164, 25 de agosto by María José Gómez Fernández

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .