No todo son series americanas III

Hoy le toca a una producción canadiense: Murdoch mysteries que ya cuenta con X temporadas. Murdoch es un avanzado detective de un Toronto entrando en el siglo XX, que utiliza las últimas tecnologías para resolver sus casos; contando, además, con la aparición de personajes reales de esa época.

La trama interna de los protagonistas y los casos con personajes reincidentes refuerzan la estructura dramática y le dan más coherencia a la resolución de los crímenes. La ambientación está bien lograda así como las costumbres y los carácteres de esos tiempos.

En cuanto a la interpretación también se nota que está cuidada con una actuación convincente sin exageraciones, con planos donde el gesto y los movimientos acaban los diálogos incluso en los personajes de fondo.

El punto dramático es aderezado con alguna situación cómica venida a cuento, creando un logrado equilibrio.

 

Anuncios

Plan de fuga

El cine español, últimamente, dentro del género thriller policiaco anda de lo más crecido y en líneas generales merecidamente según mi criterio.

En esta ocasión le toca el turno a Plan de fuga, una truculenta historia de robos con varios giros y un desenlace final correcto.

Lo mejor para mí es, precisamente, ese cambio de situaciones y alternancias. Sobretodo, un importante giro, a mitad de proyección. Por su parte, las interpretaciones, son también correctas aunque con una cierta tendencia al tópico y predecibles.

Lo peor es una pérdida de ritmo en la segunda parte resuelto con un climax un poco exagerado.

Así todo, la factura en general y el protagonista consiguen superar a la media, sobretodo, comparado con los telefilmes y producciones de medio pelo que nos inundan tanto en TV como en cine de consumo. Se deja ver :B

Cine: “Contratiempo”

Vaya, Contratiempo es una película donde los diálogos, sobre todo las conversaciones, se han cuidado y forman parte fundamental de la trama. Un thriller con giros constantes, un tributo en cierta mediada a: La huella. Unas conversaciones abogada cliente sin desperdicio, donde cada versión de los hechos tiene una revisión y así hasta el desenlace final; Eso sí, a la altura de de los 90 minutos anteriores.

Una producción con caras conocidas pero comedida, con interpretaciones en su justa medida donde lo que parece no es, en una puesta en escena más que correcta. Un guión bien elaborado y depurado que consigue mantener y aumentar el interés de la proyección hasta su apoteósico final. Solo he visto un par de pequeños detalles técnicos que patinan en esta historia pero que no desmerecen, en absoluto, la producción ni la causan ningún Contratiempo.