Anti cine I

Independence Day: Contraataque pertenece al género de: segundas partes mediocres mejor no. Y al Subgénero obra social para dar de comer a estrellas semi apagadas, a base de FX y algún rostro familiar. Con tres líneas de guión al nivel de una redacción de primaria, sobreactuaciones de personajes teratópicos que no pegan ni  como paródia y, por supuesto, los diálogos en consonacia del despropósito de la producción.

Jeff Goldblum y Bill Pullman no salvan, con su presencia, una película tan supedidada a  los FX; claramente han aparecido para caricaturizar su personaje de la primera entrega y llevarse el cheque.

Es una lástima cinematográfica esta moda de hacer las cosas sin gusto, dejando a la vistosidad y al marketing el resultado final cuando con un poco más de la parte artistica habría salido un producto decente.

En definitiva, una hamburguesa Mchollywood.

No todo son series americanas II

Endeavour es una serie ambientada a mitad de los años 60 y trata sobre los comienzos como agente de policía en Oxford del Inspector Morse. Un episodio piloto y doce más en tres temporadas son un bagaje, aparentemente, corto o escaso; pero la realidad son una puesta en escena y unas interpretaciones totalmente fuera del registro industrial de consumo.

Los noventa minutos de cada entrega cumplen con las más exigentes expectativas de los aficionados al género policial, en donde la investigación y las interpretaciones priman sobre la acción y la violencia. Las tramas siempre tienen algún giro final para sorpresa y como premio del espectador.

La personalidad del protagonista Morse es tan compleja o más que a los casos que se enfrenta, siendo su arrogancia el punto de inflexión, tanto cuando acierta como cuando se equivoca en sus conjeturas o conclusiones.

Batman versus Superman

Parece mentira que los dos personajes de comic, más conocidos y emblemáticos, de la DC y con tantos episodios en sus respectivas capas hagan una historia en común, tan traída por los pelos. Además (spoiler) como inicio, presumiblemente, de una saga.

El resultado, con semejante despropósito en cuanto a falta de ideas, no puede ser otro que un producto de consumo que no va a destacar, para nada, dentro del género de súper-héroes. Si añadimos que los diálogos son más de comic que los propios globos de texto de las historietas, tenemos un producto donde solo los FX están a la altura y el resto no llega a lo esperado, máxime con la expectación de marketing generada desde el año pasado.

Semejante súper producción para un triste aprobado, es un derroche de medios o un mal aprovechamiento de los mismos.

 

10 Cloverfield Lane

Los guiones en el cine deben estar fatal, y no me estoy refiriendo al abuso de biopics o reboots o simples remakes, cogen relatos cortos como el de 10 Cloverfield Lane,  lo estiran y lo rellenan para hacer una película.

La historia en sí, habría quedado muy bien en un episodio de: “En los límites de la realidad” o junto con otra para su proyección en sala grande. Prueba de lo que digo es que hasta más de la primera hora, la película sólo aporta pinceladas diluidas en minutos y minutos de metraje. En cambio, desde un momento determinado, la acción se dispara (XD) y el ritmo acaba superando la ficción.

Lo peor para mí, la primera escena, una innecesaria introducción. Lo mejor, aparte de su logrado final, la prota muy convincente y ejemplo a seguir en esas situaciones 🙂

No todo son series americanas I

La afición a las películas y a las series de Tv suelen nos lleva a visionar casi de todo y, por supuesto, en su mayoría de producción made in USA aunque se rueden en Canadá 🙂

Voy a romper lanzas por otras procedencias y empiezo por una producción australiana. The Doctor Blake Mysteries es una serie, ya en su cuarta temporada, que recoge los casos de un médico que colabora como asesor policial.

La ambientación corresponde a finales de los 50 y su punto fuerte radica en unos personajes, para nada planos, donde se conjuga su relación personal con la actividad policial.

El esquema y el tempo están en consonancia con las series británicas, con una cuidada puesta en escena e interpretación, en donde predomina la investigación y no los tiroteos o persecuciones espectaculares más propias de sus homólogas made in USA.

Una película para San valentín “El hombre tranquilo”

San Valentín y en domingo una excelente ocasión para volver a ver El hombre tranquilo. Una película que ha sido tachada de machista por ciertos diálogos y escenas de la misma; en mi opinión, es sacar los pies del plato y hay que verla como una película romántica, costumbrista con tono desenfadado.

elmanquiet

La pareja protagonista, junto con los actores de reparto y el resto del elénco consiguen sacarle tantos matices a esta sencilla historía amorosa, que cada vez que la vemos encontramos algún nuevo destello, ya sea en una mirada, un gesto o la entonación de una frase. (De ahí que la vea en V.O.S.)

Seguramente haya otras películas más en sintonía con la celebración de hoy; pero, sobre gustos, cada uno los nuestros y ver a Maureen O´hara salirse con suya doblegando a Jonh Wayne no tiene precio.

La playa de los ahogados cine español para ver

Dentro de las producciones cinematográficas españolas, el género policíaco, ultimamente está saliendo bien parado; por supuesto, en mi opinión.

Con La playa de los ahogados, nos encontramos ante un caso local, aparentemente, sin mucho relieve. Esto es lo que nos presenta la película, la verdad, como es de suponer arrastra, al igual que un iceberg, más de lo que parece y la trama a medida que avanza la historia, adquiere mucha mayor dimensión.

Es un film sin pretensiones con una correcta ambientación y localización. Las interpretaciones están en su medida y en ningún momento se cargan las tintas. Puede ser algo previsible el desenlace, a pesar de los giros que toma la historía, pero es lo que es.

En definitiva, una trama amena que mantiene el interes a la vez que nos hace testigos de los avances de la investigación.