VadeReto (Febrero 2021)


VadeReto (Febrero 2021)

Los cuatro del CDN contra los abusones en Carnaval

Este año por lo que todos sabemos no habría festejos de Carnaval durante los tres días no lectivos. En nuestro instituto, el consejo de alumnos solicito que el viernes previo a las vacaciones se pudiera ir disfrazado a clase y guardando las distancias, lógicamente, hacer una fiesta por pasillos y aulas, similar se podría decir a lo que hacen los de primaria. Uno y Dos están en el consejo de estudiantes y supieron sembrar bien esa semilla de festejo de máscaras. El claustro de profesores junto con la APA convinieron en aumentar las medidas de seguridad evitando aglomeraciones y habilitando tanto el patio como el pabellón de deportes para mantener la cuota volumétrica. Realmente no hacía falta porque desde navidades alumnos asistenciales éramos la mitad.

El primer paso de nuestro plan ya estaba conseguido. Precisamente, por esa baja presencia los abusones se sentían reyezuelos del instituto acosando e intimidando principalmente a los de primero y segundo que se atrevían a asistir a las clases con las condiciones actuales. De hecho Uno y Cuatro, nuestro Hércules y la Ninja ya dieron sutilmente cuenta de alguno de estos cobardes mientras fanfarroneaban de sus fechorías con los pequeños. En cierto modo sería nuestra puesta de largo en un centro del que conocíamos cada recoveco y esquina donde, literalmente enmascarados, podríamos tender emboscadas a estos maleantes de instituto pagándoles en la misma moneda.

Llego el viernes señalado y cada uno de los cuatro elegimos un disfraz a nuestra medida:

Imagen de p2722754 en pixabay.

Estaba claro que este atuendo sería el de Uno, con su envergadura le quedaba como un guante e intimidaba si cabe más que el original de las películas. Yo tuve la tentación de ponerme ese disfraz, pero ante el espejo parecía la versión Lego de Darth Vader, así que lógicamente se lo cedí a One.

Imagen de Danuta Niemiec en pixabay.

Este atuendo sí iba más con mi personalidad y no me costaba mucho poner cara de pocos amigos. Dos y Tres se divirtieron de lo lindo maquillándome, después de hacerme parecer un payaso de chiste con un montón de fotografías de recuerdo, ya me dejaron con un auténtico y cabronazo Joker.

Montaje a partir del fondo de DarkmoonArt_de (Pixabay) y la bruja de PendleBuryannette (Pixabay)

Dos estaba encantada de poder ir de bruja, el cerebro de los cuatro quería salir de su rol de la lista de la clase y mostrar algo de su oculta esencia. No le faltó detalle ni un detalle a su vestuario así como los complementos, varios frascos con pócimas y una escoba táser.

En cuanto a Tres nos sorprendió con un ajustado chándal negro, zapatillas pañuelo y mascarilla a juego; incluso hasta la mascarilla. De esa guisa, y hasta con una espada en la espalda, estaba claro que iba de Ninja asesina e intimidaba hasta más que Uno.


Las clases ese día fueron testimoniales y nos pasábamos desfilando distanciados por los pasillos, escaleras y demás estancias toda la mañana. Por la megafonía había música ochentera, los profes parecían abducidos por ese tipo de canciones y disfrazados o no también daban algún pasito de baile. El ambiente, aún siendo la mitad o menos, parecía de festejo carnavalesco total. Y claro, entre esa algarabía, nosotros Los cuatro del CDN ejecutaríamos nuestro establecido plan para bajar los humos a unos cuantos abusones.

Nuestros adversarios eran fácilmente distinguibles, ellos iban de Warriors (se ve que les gustó esa película); y ellas, que también hay abusonas en los institutos, maquilladas y de lo más llamativas al igual que las típicas busconas estilo cine de Hollywood. Lo que no sabían era lo que les iba a deparar ese día de Carnaval.

Dos fue la primera en tomar cartas en el asunto, vigilaba el servicio de chicas de la planta baja donde estaban las clases de primero y segundo. Cuando veía a alguna de las fulanas entrar para acojonar a alguna niña, hábilmente la rociaba con su pócima de fluido glacial (eso que se vendía en las tiendas de artículos de broma que daba calor y frío, pero que realmente era un ácido y llegaba a hacer quemaduras superficiales en la piel). Al poco, claro con tan poca ropa, el líquido hacía efecto y la acosadora forzosamente tenía que entrar en uno de los retretes donde la taza también había sido rociada. Por una vez las abusonas sintieron como literalmente el culo les ardía y por vergüenza ante sus estupefactas víctimas no se atrevían ni a gritar. A la media hora se iban los efectos, pero la fulana que lo había probado no tenía intención de repetir la experiencia. A eso de mediodía ya había dejado limpio de furcias los servicios de los pequeños y lo sabía porque otra de sus pócimas era de un perfume empachoso y dulce que la servía para marcarlas por el olor. Las chicas malas lo son entre otras cosas por su mal perder, y aunque entre ellas había cierta rivalidad ante la bruja de los hechizos polculeros decidieron unir fuerzas, así que cuando a Tres la pillaron entre seis, mientras subía al segundo piso en una de sus vigilancias, quisieron desquitarse empujándola hasta el servicio de esa planta. La bruja no opuso mucha residencia y en segundos se vio contra la pared del fondo y seis busconas de lo más cabreadas. La más atrevida de las chicas malas le había quitado la escoba y ahora con el mango amenazaba a Dos. La bruja en vez de dar el único paso atrás hasta pegarse a la pared hizo lo contrario hasta estar a un palmo del mango de su escoba. Con un hábil gesto de muñeca asió el extremo del palo y apretó un disimulado botón, la furcia mayor soltó con un grito el otro lado que había estado sujetando con ambas manos, el calambrazo que recibió no era para menos. Dos, ahora también a dos manos, fue repartiendo latigazos al resto de busconas, estas viendo que la mosquita muerta era tan dura de pelar prefirieron salir por patas que seguir reivindicando su venganza.

Cuatro era menos sutil y no diferenciaba por sexos, a quien viera intimidando a alguien se le plantaba delante y conocedores ellos de sus innegables habilidades en artes marciales desistían al primer aviso. Entera de negro y encima con unas gafas oscuras nadie podría asegurar que fuera ella, pero salvo si eran dos o tres los Warriors ni se atrevían a desafiarla. A última hora de la mañana hubo dos energúmenos, doblemente repetidores, que se divertían zarandeando a cualquiera que pasara por su pasillo o bien lo bañaban con espuma de spray. Al aparecer súbitamente la Ninja, por un acto reflejo la enchufaron hasta acabar sus respectivos botes, estos ya con dieciocho años y más horas de gym que de clases no parecían temer la destreza de una chica más bien menuda. Así todo cuando ella se paró a sacudirse la espuma solidificada, los dos matones recularon para atraerla hacía el final del pasillo. Tres no se cortó un pelo y los siguió sin ninguna prisa hasta la trampa, lo que ellos no se esperaron es que, cuando ya no había escapatoria para ninguno, echara su mano hacía la espalda y sacara una afiladisima espada que blandió ante ellos de lo más desafiante. El ruido del metal saliendo ágil de su funda ya hizo palidecer a los dos matones de instituto, pero cuando vieron ante sí una verdadera espada de combate a uno se le aflojó la vejiga y al otro hasta el esfínter. Con un gesto de su mano libre como indicando que quietos, Tres retrocedió sobre sus pasos mientras que ellos inmóviles seguían con su incontrolada fisiología.

Yo por mi parte me dediqué a los matones de medio pelo, sobre todo a los de mi clase. Iba por los pasillos y cuando veía a uno de ellos le daba una colleja acompañada del ponzoñoso perfume que Dos fabricó para el evento; normal que yo llevara guantes dobles para que no se me pegara a mí la peste. Mis pillados no encajaban bien mi saludo en su nuca, pero cuando notaban el tufo con les había dejado todos, unánimemente, salían en mi persecución. Yo claro que tenía establecida mi ruta de escape y cuando no era posible por ser un callejón sin salida me sacaba de la manga un as, el mismo Darth Vader les cerraba el paso y acababa con sus hostiles intenciones hacia este pobre payaso. Otras veces era al revés, Uno hacia que algún Warrior huyendo de él pasara justo por delante de mí, entonces yo con mi pistola aromática rociaba bien al asustado matón. Con los más mayores, casi todos repetidores mayores de edad, disparaba a dos manos, la otra pistola llevaba la famosa receta del ácido ese que hace que el culo escueza un buen rato. Lo mejor fue cuando al peor de mi clase le di con ganas el saludo nucal, ese no espero a sentir el asqueroso olor para seguirme si cabe con más ansia. Yo intenté huir de él subiendo a la tercera planta y buscar refugio en el baño. En cuanto vio mi maniobra pensó que yo ya estaba bien pillado. Al entrar en el servicio, sin mediar palabra, me agarró y quiso quitarme el colorete en la taza del váter. Yo no me resistí y siguiendo mi papel de Joker me descojonaba de él haciendo chistes, como que su atuendo de Warrior era más retro que una gramola, y que lo único que no le desentonaba era el apestoso perfume que usaba. Cuando el abusón me tenía a punto de refrescar, súbitamente me soltó; unas grandes manos con unos negros guantes aún más grandes lo habían atenazado por los hombros. El trato que sellamos ese día en aquellos lavabos mereció toda la mascarada. Ahora, que el abusón mayor de clase sabía que Uno y yo éramos amigos, convino que tanto él como sus amigos bajarían el listón y no habría más putadas ni humillaciones. Cuando se vio agarrado por Uno como víctima de su propia gamberrada supo que sus días de abusón habían terminado.

Epílogo

Nuestra misión fue un éxito, la mayoría de los que se meten con los que son más débiles que ellos sintieron en sus propias carnes como era estar en el lado perdedor y simplemente siguieron siendo como eran pero sin abusar ni pasarse con los demás. El resto, los que se libraron, viendo las barbas del vecino pelar… y siguieron el mismo ejemplo. Realmente no había ningún compañero que se pudiera decir que fuera malo, pero sí que se pasaban a veces humillando y hasta siendo crueles.

En cuanto a nosotros el día nos deparó otra sorpresa. A la salida quedamos los cuatro para ir a una terraza a tomar algo y festejar, dentro de las posibilidades reinantes, nuestro éxito. Éramos el número ideal para ocupar una mesa y el día aunque nublado estaba apacible. Uno y yo al sitio convenido y las chicas ya estaban allí sentadas. Yo me sentía eufórico y quise soltarle un piropo con segundas a Dos, en cuanto la dije que no le sentaba mal el disfraz de bruja tanto que no me importaría salir con ella solo oí un ¿cómo? Mientras se quitaba la careta; ante mi sorpresa era Tres quien iba vestida de esa desdeñada guisa. Cuatro se tuvo que bajar la mascarilla para no ahogarse de la risa y Uno tuvo que hacer lo propio con su negra máscara. Al final resulta que el único que no se enteró de que Dos y Tres se intercambiarían el disfraz fui yo. Mientras todos pensaran que la Ninja era Tres pocos se atreverían a desafiar su mal genio y buenas artes, llegado el caso ya le había ensayado con Dos la forma de desenfundar la espada y blandirla para acojonar al más pintado. Por su parte, la bruja sí podría acabar arrinconada por las busconas y pasarlo mal a pesar de los ingeniosos artilugios que llevase. De ahí que Tres sí sabría salir airosa del acorralamiento como bien demostró.

Yo, con todo el colorete que llevaba en la cara, disimulé bastante bien el sonrojo que mi suelta lengua me provocó. Me disculpé, aunque no hacía falta dado que la broma a mi timidez me la habían gastado los tres, y pague gustoso una ronda. Alargamos todo lo que pudimos ese momento de risas y después nos despedimos hasta la vuelta de estos Carnavales que, a pesar de todo, tan buen partido les sacamos.


5 respuestas para “VadeReto (Febrero 2021)”

  1. Pues otra ingeniosa aventura llena de travesuras y divertidas ocurrencias.
    Al final vas a tener que reunirlas todas en una novela que tendrás que dedicarme, con tu autógrafo preferido 😜.
    La verdad es que estos cuatro justicieros vendrían de maravilla en más de un colegio e instituto. Son edades complicadas para muchos chavales y las “bromas” de estos matones se convierte en verdaderos traumas para algunos.
    Como ves, me lo he vuelto a leer de un tirón. O bien tus historias no son tan shungas como las presentas, o yo me estoy volviendo masoquista. 😅😂
    No, en serio. Me encanta tu capacidad para imaginar y crear estas historia. Yo ando en un bloqueo considerable y te envidio una jartá.
    Enhorabuena por el relato y gracias, como siempre, por contribuir a que el VadeReto sea mejor con vuestras historias.
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Pues nada JA, seguiremos Uno, Dos, Tres y Cuatro, dentro de lo posible alimentando tu masoquismo literario.
      Yo me enfrento al bloqueo enfrentándome en duelo literario aceptando cualquier reto o desafío del vecindario. Mi faceta propia, en cambio, camina hace tiempo entre tinieblas sin una triste Musa de lazarillo.
      Lo dicho, a primeros, finales o mediados de mes por aquí nos tendrás para participar en tu VadeReto y espero no tener que llegar a las 2000 palabras de este último que me ha dejado apalizado. 😂
      Saludos 🖐

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .