CONCURSO DE RELATOS, XXV EDICIÓN: WILT de TOM SHARPE


CONCURSO DE RELATOS, XXV EDICIÓN: WILT de TOM SHARPE

Ella y este menda pareja desde antaño

Jacinta mi mujer, o Cintuca para todos los demás, siempre presumía de no padecer estreñimiento; tema recurrente en este pueblo después de hablar del tiempo. Pero, en cuanto llevara tres días sin vaciar la tripa, ya no había marido, vecino o extraño quien la aguantara. Hasta los mastines de Cosme el mulero, a su paso, escondían el rabo entre las patas gimiendo como cachorrillos; ya habían probado su vara de avellano, por lanzarla un triste gruñido, en mitad del hocico y de propina en el grifo de su aparato urinario. Yo eso se lo arreglé echando sobres de laxante en el azúcar, del que también alardeaba ni probarlo solo una pizca en el café; ¡Si! y otras dos o tres a escondidas, como si esas ya no contaran. Desde esa misma mañana, la cisterna empezó a sonar con la misma regularidad que la del reloj de la plaza a medio día.

Ella, era buena cristiana de cotilleo de velatorio y misa de funeral, pero rencorosa aún más. Que yo tuviera razón en algo era superior a su condición; por ello, hasta que no me lo hiciera pagar con creces, no descansaría en paz ni muriéndose. Tanta regularidad fisiológica la debió poner, en sobre aviso de mi acertada argucia. El perdón es divino; pero aquí en La Tierra, quien se la hace, se la paga. ¡Qué, buena es ella, para perdonar! y menos olvidar semejante burla intestinal, aunque a su atascado vientre la viniera divinamente.

El día que me pilló tomando un chupito, de la botella que yo bien escondía envuelta entre los manteles de la alacena, en vez de la bronca habitual, fue como mi cómplice; y se calló igual la sota de bastos antes de comerse al rey de copas. Yo pensé que había tapado a tiempo el vasito con la palma de la mano y no me había llegado a ver; error de viejo, corto de vista y torpe. Ahora que ella, ya sabía donde este menda escondía la bebida, le faltó tiempo para echarle a mi querido licor de hierbas de cincuenta grados, el polvillo de alguno de sus tranquilizantes. Total solo para controlar cuantas visitas al día yo le hacía a la alacena, por los bostezos que su pócima me hacían dar; diciéndome además, con mucha sorna, que me tomara para mejor descansar una tila antes de acostar.

Tuvimos una temporada bastante tranquila, mientras ella defecaba regularmente, siguiéndole por ese mismo desagüe su mala leche. Yo, con una cabezadita por la mañana y otra después de comer, no la molestaba en sus quehaceres domésticos compaginados con un fiel seguimiento de los cotilleos televisivos. Pero como todo se termina así nos ocurrió a nosotros, el azúcar primero y mi botella justo a continuación. Ambos repusimos existencias, pero esta vez sin adulterar, por mutuo descuido u olvido, con lo que volvimos a las andadas de la bronca diaria.

Nos dimos cuenta, a la vejez viruelas, de que discutiendo estábamos mucho mejor; sobre todo si empezábamos desde bien temprano como en el desayuno. Por la mañana ni nos hablábamos, a la hora de comer tampoco nos mirábamos, y en la siesta ni nos rozábamos. Lo mejor venía en la sobremesa de la cena, soltábamos todas las tensiones con un sexo salvaje y despiadado que buenamente podía durar hasta la segunda vez que nos levantábamos de la cama para ir a orinar. ¡Qué insultos! Vaya vejaciones verbales nos decíamos, mientras nuestros pies enlazados iban entrando en calor, no había obscenidad que de nuestra boca no saliera disparada como posta lobera. Al principio, mi repertorio de barbaridades, a ella la terminaba abrumando, y refunfuñando se acababa durmiendo. Después, su viperina lengua empezó a soltarse, y no se dejó animal del pueblo, con nombre y propietario, con el que yo no hubiera tenido las más íntimas y asquerosas relaciones. Ahora, soy yo el que finge roncar, como última y desesperada defensa.

En este último otoño noté a Jacinta rara, dejó de mirar los cotilleos televisivos y me dijo que se encontraba mal, que cualquier día me quedaría solo. Fue dicho y hecho, para superar el vacío que ella me había producido, empecé a ir al bar cada tarde. No me sirvió de mucho, nunca fui yo de echar la partida en la taberna. Y así es como, después de mi siesta, acabé yendo al cementerio para volver a estar con ella. Allí estaban todas las comadres, no faltaba ninguna, en una mesa del chiringuito, mitad cafetería y mitad floristería, de la entrada del camposanto; destripando por igual a vivos y muertos. Yo me uní a esa tertulia, tan enterada de la actualidad vecinal, a tomar mi cafetito acompañado de una espiritosa copita. Por supuesto, sentado al lado de mi Jacinta y poder rozarnos con el codo o la rodilla de vez en cuando, para empoderar algún chisme de ese frívolo noticiario local.

La vida en pareja es así de simple, ser nosotros mismos. Y decirnos una bestialidad es la mejor prueba de CCC, confianza, compenetración, y complicidad. Si de jóvenes, verdes y bobos, nos pudimos soportar; ahora, siendo dos viejos cascarrabias que no se muerden la lengua, seguimos durmiendo abrazados, importándonos una mierda todo lo demás. De hecho, si nos visita algún vecino pelma o un pariente sin prisa, cuando nos cansamos de su presencia, empezamos una de nuestras sonoras broncas domésticas para que salga espantado; y con suerte, no vuelva más.


74 respuestas para “CONCURSO DE RELATOS, XXV EDICIÓN: WILT de TOM SHARPE”

  1. ¡Vaya con la Jacinta! Has escrito de ella y sobre ella a punta de escatología.
    Una pareja en la misma sintonía de discordia, no se cortan un pelo. Parece que la CCC funciona.
    Has retratado al pueblo profundo, donde la hipocresía y las lenguas sueltas es el deporte que practican.
    Un ejercicio de humor (humores), ácido y valiente, cero almibarado y, sobre todo, bien escrito.¡Sí señor!

    Le gusta a 2 personas

    1. Muchas gracias Isabel, me alegro de que te haya gustado. No te creas que eso es esclusiva de los pueblos, en mí misma comunidad de vecinos seguro que ya me han hecho la autopsia en más de una ocasión.
      Lo trasladé a un pueblo para dar cabida a más variedad de animales en los bestias comentarios.
      Agradecido por la visita y tú estimulante comentario Tara, saludos 🖐🏻

      Me gusta

  2. ¡Hola, JM! Me lo he pasado muy bien leyendo tu relato. Te ries solo imaginándote a Jacinta y al menda haciéndose la pirula mutuamente. Por cierto, que si yo estuviese tres días seguidos sin hacer de vientre también estaría de una mala leche de antología. Suerte y un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola Beri, si te ha divertido la historia para mí el reto ha sido conseguido. Sí, la Cintuca es de mucho cuidado, esos pedazos de perros acojonados cuando ella pasa por su lado 😂😂
      Muchas gracias por pasar y comentar. También, por supuesto, suerte 🖐🏻

      Me gusta

  3. Una pareja genial y una historia sorprendente y muy divertida, magníficamente escrita. También a mí me ha gustado ese puntito de ternura que asoma al final y es la base de esa relación tan peculiar. Muy buen relato, JM.

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola Isan, me alegro de que te haya divertido y sí Cintuca es de cuidado hasta estando de buenas, menuda habilidad tiene marcando donde más duele con su vara de avellano, ni que fuera ninja.
      Gracias por pasar y comentar. Saludos y Suerte 🖐

      Me gusta

  4. Una pareja, tal para cual: si una ataca el otro le devuelve el golpe y además con mucha gracia e ingenio para narrarlo.
    Considero que has utilizado un buen cóctel, mezclando varios tipos de humor con la dosis justa para hacerlo cómico, evitando caer en lo zafio.
    Me gusta el equilibrio que le has dado a la trama, creando un contraste perfecto entre la inquina o acidez inicial y el punto de ternura o CCC del desenlace.
    ¡Estupenda propuesta!

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola Estrella, vaya comentario me dedicas, con críticas así casi me siento escritor. Y aunque suene a chiste lo digo bastante en serio. Me alegro de que te haya gustado y aquí en el Tintero procuro mes a mes ir aprendiendo de vosotros, gracias.
      Saludos y suerte 🖐

      Me gusta

  5. Te ha salido una historia entrañable, con notas de humor si, pero al fondo entrañable porque todos somos ellos de una u otra forma. Nos reconocemos en ellos. Y es que la vida de pareja es eso: risas, afrentas, llanto, amor y así en un ciclo repetitivo. Creo que tu relato está excelente para el concurso. Yo aún espero que me llegue la inspiración.¡ Saludos!

    Le gusta a 2 personas

    1. Hola Ana, como dices la vida, y sobre todo las relaciones, es una ensalada que mezclada y bien aderezada es comida de diario. Si te has reído algo ya doy por conseguido mi reto. En cuanto a tu inspiración, conociéndote como escribes, seguro que la pareja de tu historia no tendrá nada que envidiar a estos dos cascarrabias.
      Saludos y suerte 🖐

      Le gusta a 2 personas

  6. Hay una conmovedora y envenenada ternura en los protagonistas de esta pareja a la que has dotado de una imaginación sobresaliente para no aburrirse. Reto conseguido en lo humorístico, pero también en la forma de tejer la historia con tintes surrealistas en medio de una trama costumbrista. Vaya, que me ha encantado. ¡Buen trabajo!

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola Matilde, me estáis poniendo unos comentarios que me sonrojan de satisfacción literaria. Y por supuesto me alegro de que te haya gustado. Como ya he dicho, aquí en el Tintero me siento arropado por vuestro talento, motivándome a soltarme escribiendo a pesar de mis limitaciones gramaticales.
      Gracias por el comentario y saludos, suerte no vas a necesitar que ya te vi en la última gala 🖐

      Me gusta

  7. Hola, JM, vaya principio más rompedor y cómico, en él plantas las bases de un relato que vira a través de esas tronchantes travesuras hacia un final con un mensaje demoledor pero con una gran dosis de esperanza. Muy acertado ese desenlace que contrasta con el texto y te deja con el regusto de haber saboreado una gran historia.
    Muy buena, me encantó.
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola Pepe, vaya recado me has dejado. Con críticas así casi parece fácil escribir y me lo voy a creer. Me alegro de que te haya gustado y más haberte hecho reír. Ese era mi particular reto, sacar una sonrisa al lector. Gracias por pasar y comentar. Suerte con tu aportación que seguro andarás ultimando y con ella unas buenas risas nos echaremos 😁🖐🏻

      Me gusta

    1. Vaya, contesto a todos menos al anfitrión. De nada David, estos retos del Tintero me ponen las pilas imaginativas entre tan talentosa competencia y simplemente por leer a los compañeros, cada uno con su estilo particular, se aprende más en cada edición. Saludos 🖐

      Me gusta

  8. Hola. JM. Me ha gustado que hayas ambientado tan bien el relato en un pueblo tan universal (quién no conoce uno así). Dicen que espacio que separa el amor del odio lo separa un hilo muy corto y parece que la pareja de protagonistas no paran de recorrerlo en ambos sentidos sin parar. Un relato divertido. Me ha gustado y como bien dicen los compañeros, al final sacas a relucir la ternura que brota de toda relación que perdure en el tiempo manteniendo el cariño mutuo.
    Buen relato. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola Carles, me alegro de que te hayas divertido con esta historia que a lo mejor no es tan irreal. Cuando conectas con alguien con CCC seguro que hasta la muerte tiene que pedir permiso para poder separarlos si no la obligan ellos a quedarse con los dos.
      Por los comentarios que me estáis dejando, aparte de sacarme los colores, me he sentido muy bien recibido en vuestro Tintero, gracias.
      Saludos y suerte 🖐

      Me gusta

  9. muy buen microrrelato, con humor y al mismo tiempo romántico, y todo lo que cuentas ahí yo creo que a todos no ha pasado o nos va a pasar, es la ley de la vida en pareja, lo importante es estar con alguien en quien confiemos y nos respetemos mutuamente, esa es la manera de tener una buena vida en pareja, genial relato, me ha gustado y me he reído también, saludos

    Le gusta a 1 persona

  10. Que gran historia, emotiva, con sus toques de humor, tan bien narrada, con un ritmo que se adentra en el lector, y hace inolvidables a los personajes, me ha gustado muchísimo, y también todas esas descripciones de lo cotidiano, que terminas razonando tan bien lo bueno de sobrellevar el tiempo en la relación de estos curiosos personajes. Genial Saludos¡¡¡

    Le gusta a 1 persona

  11. Divertido relato con su puntito de escatología fisiológica y un erotismo soslayado pero no carente de significado.
    Has dejado un texto donde se demuestra ese refrán que dice: “Lo cortés no quita lo valiente” y si hay que reñir para mantener la llama del amor, pues se riñe.
    un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  12. Hola JM. ¡Vaya pareja ésta que nos traes para el reto de David! Muy divertida tu propuesta, bien escrita y con final hasta con moraleja: “Hay que ser uno mismo para ser feliz”. Ellos lo comprendieron cuando eran dos viejos cascarrabias pero, como dice el refranero, “más vale tarde que nunca”.
    Un saludo y mucha suerte.

    Le gusta a 1 persona

  13. Hola JM me gusta tu relato, aunque no lo parece está cargado de ternura, esa frase donde pones de manifiesto que a pesar de los años “duermen abrazaditos”, así lo demuestra.
    Al principio con estos toques escatológicos arrancas la sonrisa, pero luego poco a poco se va transformando la historia en ese día a día y año a año que los lleva a ese final.

    Le gusta a 1 persona

  14. Hola J M
    Un relato que refleja la realidad de muchas parejas a las que la vida se les pasa sin que se den cuenta.
    Me ha gustado el desenlace que deja una puerta abierta a la posible felicidad.
    Un saludo y suerte

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola, Paola. Felices no sé si serán, pero todo el bien entretenidos seguro que sí lo están. Sí hasta para dormir, en vez de la ñoñería de contar corderitos, se lanzan obscenidades hasta que uno de los dos caiga rendido y se duerma 😁
      Saludos y suerte 🖐

      Me gusta

    1. Hola, Mirna. Me alegro de que te haya divertido. Claro que pueden con todo, están vacunados contra los chismorreos y forman parte de la mesa del cotilleo. Cuando es entretenimiento y no morbo debe ser hasta saludable 😁
      Gracias por pasar y comentar. Saludos y suerte 🖐🏻

      Me gusta

  15. Hola, JM.
    Lo de buena cristiana me ha matado, qué grande.
    Si es que entre parejas que nadie opine, al final lo que visto desde fuera es de lo peor, entre ellos funciona a las mil maravillas, aunque sea tóxico, no, lo siguiente.
    Muy buen relato.
    No sé si decir pobre él, menuda ella, o a la inversa, ja, ja, ja
    Suerte.
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola, Irene. Me alegro de que te haya gustado el relato. Je, je, iba con intención lo de buena cristiana de velatorio, donde al difunto le hacen la autopsia de toda su vida; y de funeral, que mejor ocasión para ponerse al día con los venidos de fuera.
      Pobre ninguno de los dos, han encontrado su equilibrio entre bromas, insultos lascivos, y discusiones. Todo es teatro y la sangre solo salsa de tomate algo picante.
      Gracias por pasar y comentar. Saludos y suerte 🖐🏼

      Me gusta

  16. Hola, JM. Aunque discrepo de que los amores reñidos sean los más queridos, reconozco que algunas parejas se relacionan mejor con su propio código CCC, la base de toda relación duradera.
    Me gusta como planteas la historia de los cascarrabias en acción, y como muestras que esa es su manera de ser felices juntos.
    Un saludo y suerte.

    Le gusta a 1 persona

  17. Todos los temas fisiológicos dan mucho de sí si se saben tratar, y tú lo has hecho cumpliendo los requisitos del concurso, ¿el resultado? un relato gracioso con un trasfondo de amor indiscutible. La total ausencia de diálogo y el hecho de escribirlo en primera persona me ha hecho sentir que te tenía delante contándomelo.
    Un placer leer tus escritos.
    Un abrazo fuerte.

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola, Carla. Gracias por pasar y dejar un comentario tan motivador para seguir con la escritura. Me alegro de que te haya gustado y sí prefiero narrar la historia como si la contara que usar diálogos para la puesta en escena. Saludos y suerte 🖐🏼

      Me gusta

  18. Vaya con la Jacinta. Genio y figura hasta la sepultura, ja,ja,ja.
    En este relato, con una gran dosis de humor, has sabido compaginar, mala leche, sexo duro y ternura bajo un manto escatológico, je,je.
    Me ha resultado una lectura muy divertida.
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola, Josep. Cintuca, como dices, es de armas tomar. Y enfadada, de su vara de avellano, no se libra animal o paisano alguno aunque este lleve tricornio o sotana. Me alegro de que te haya divertido. Gracias por pasar y comentar. Saludos y suerte 🖐🏼

      Me gusta

  19. Hola, al parecer se me cortó el internet mientras leía el relato y cuando he escrito mi comentario ya no se envió, o sí, no estoy segura, así que voy a volver a enviarlo.
    Decía que me daría miedo encontrarme a una mujer como Jacinta por la calle, ya no digo tenerla en la misma casa y durmiendo en la misma cama.
    Pobre hombre el marido, la verdad, qué mala elección que ha hecho. Pero dicen que uno no recibe pruebas que no pueda soportar, como en este caso.
    Buen relato. Mucha suerte en el concurso.

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola, Cyn. Las mujeres de mucho genio son más de fiar que las mosquitas muertas, al menos sabes que vienen de cara. El marido también era fino, así que tal para cual. Y en el fondo eran solo una, pareja de buenos comediantes.
      Gracias por pasar y comentar. Saludos y suerte 🖐🏼

      Me gusta

  20. Hola compañero, qué bueno, creí que te había dejado comentario, porque es la segunda vez que lo leo. Son tal para cual, la comidilla de la gente y una relación escatológica de los más sana jejeeje. Unas descripciones muy buenas. Un saludito de viernes.

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola, José. Si te ha resultado entretenido el relato ya me doy por satisfecho, ese era el fin y me siento satisfecho por ello. Las broncas sin acritud y más teatro que otra cosa es una terapia que a esta pareja sin ir a ningún psicólogo o consejero matrimonial les ha ido como su alianza al dedo. Gracias por pasar y comentar. Saludos y suerte 🖐

      Me gusta

  21. Madre mía, menuda parejita nos has pintado. En defensa de ella he de decir que el estreñimiento puede provocar cosas así y peores. Qué buenas putaditas se hacían el uno al otro y qué divertidas para terminar como dos tortolitos. Me ha gustado mucho aunque llegué a pensar que la Cintuca había palmado pero solo se iba a cotillear al cementerio… muy bueno.
    ¡Un saludo y suerte con el concurso!

    Le gusta a 1 persona

  22. Vaya pareja tan particular, jajajajaja. Creo que todo el mundo va a entender la mala leche de ella, no es muy difícil empatizar con alguien cuyas cañerías tienen un tampón tan gordo. La historia ha cumplido su función, haciendo reír a todo el que la lee. Enhorabuena.

    ¡¡Un saludo y muchísima suerte en el Tintero!!

    Le gusta a 1 persona

    1. Me alegro Ulises de que la historia te haya parecido graciosa. Y sí el mal genio de la mujer por alguna parte tenía que salir. Pero más ruido que nueces, en el fondo y sin su vara de avellano en la mano, Cintuca no era mala 😂
      Gracias por pasar y comentar. Saludos e igualmente suerte 🖐🏼

      Me gusta

    1. Hola, Do. Vaya, tengo que ir puliendo mi gramática para dejar clara la trama; sin obligar a que se tenga que releer para acabar de entender 😂🤣
      Pero si te has divertido me alegro, era mi intención con esta historieta.
      Gracias por pasar y comentar 🖐🏼

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .