La Musa, en ocasiones, me gasta bromas (micro XXVI)


La Musa, esa señora por la que nuestra imaginación se desborda y, cuando le falta, solo un triste agujero negro es. No nos importa que la dama sea promiscua y casquivana, estando hoy conmigo, mañana contigo y pasado con el del blog de enfrente; además, tampoco discrimina en cuanto al género de sus visitados, por supuesto, es totalmente liberal. No podía ser de otra manera siendo libre de imaginación.

Yo ya la dediqué unos versos, por descontado, con su ayuda. Y ahora me visita sin avisar, lo mismo que cuando se marcha, pero con ocurrencias que siempre dejan huella en mi imaginación. Estrellas fugaces cuya luz propia tengo que plasmar con palabras, al instante, o se me desvanecerán, como los sueños al despertar.

Con mi habitual despiste, en un blog vecino y en buena hora, la confundí con otra magna y digna señora, y hasta el fondo que metí, yo bien, la pata. Ya pensé que esta seria mi aparición final por allí. Menos mal que, con un destelló salvé el escollo, por un susurro de ella:

 Joer, que susto, pensé que te venía a buscar la Parca y tenías que hacer la maleta de tu vida a toda prisa. Con la Musa seguro que lo pasarás bien, dicen que es muy ocurrente.
Saludos  ✋

Anuncios

2 comentarios sobre “La Musa, en ocasiones, me gasta bromas (micro XXVI)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.