El Bosque Encantado by Alicia Adam epílogo


Continuación del relato breve El bosque encantado de Alicia Adam.


Epílogo

Los dos jóvenes gorilas se rieron estruendosamente al tiempo que agitaban convulsivamente sus brazos. Todavía no tenían edad para confirmar su pubertad cazando humanos, les faltaban solamente dos estaciones pero esta primavera le había agudizado su instinto y, a diferencia de sus pacíficos primos chimpancés, necesitaban derramar sangre.

Sabían que cazar, antes de su iniciación, podría suponer una sanción, y que sus tres primeros meses como reclutas los pasaran haciendo labores de limpieza o elaborando la comida; siempre había algún joven gorila que no podía reprimirse, antes de su prueba, y esta era la sanción establecida para dichos casos. Pero la tentación era muy grande y, alimentada de ese insaciable instinto, totalmente irrechazable para ellos.

Su olfato les excito aún más al traerles, el aire, un fresco olor a humano; ya no había vuelta atrás y asumirían su sanción en otoño al ser reclutados. Sigilosamente se adentraron en el Bosque Encantado y tras un par de minutos, entre frondosos árboles, tuvieron a la vista un riachuelo; en él divisaron, a un pequeña figura desnuda, bañándose en el cristalino agua.

A esa escasa distancia, sus arcos y flechas darían en el blanco, y luego, con la cuerda, sacarían su trofeo del agua. A los dos jóvenes gorilas los ojos les brillaban, como focos incandescentes, mientras semi ocultos en el sotobosque apuntaban, siguiendo con precisión los movimientos, a su sentenciado objetivo. De repente, la niña humana dejo de nadar y se acercó a la orilla, allí una oscura sombra se hizo visible y cubrió, su menudo cuerpo, con una tupida túnica de alegres colores.

Los dos jóvenes gorilas, desandaron, tan sigilosos como pudieron el camino sin cruzar palabra. A cada paso que daban, su instinto de sangre se fue desvaneciendo hasta desaparecer por completo. Y con solo una fortuita mirada que se cruzaron, ya camino de casa, sabían que no volverían a ese bosque hasta no ser convocados oficialmente en su prueba de reclutamiento.

Tres meses de reclutas, haciendo los servicios de limpieza y la comida en El Planeta de los Simios, no era nada comparado con el genio de mamá por haber disparado a su mascota humana.


 

6 respuestas para “El Bosque Encantado by Alicia Adam epílogo”

    1. Muchas gracias Ivonne, con comentarios así me alegro de ser invisible, ni la ironía que siempre me acompaña me cubriría el sonrojo.
      Lo de dar la vuelta a finales preconcebidos para mi es un desafio, sobre todo si me dejan intranquilo. Y Alicia Adam usa tinta negra en sus letras como todos pero algo siniestra 😁🖐

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .