La tertulia de las diez: “Pesadillas”


Por mediación de El arca de las palabras del blog de Úrsula un nuevo relato para la ya conocida Tertulia de las diez.

Me desperté y vi una sombra ondulante que se cernía frente a mí. Con la respiración entrecortada, y completamente inmovilizada, solo pude girar la vista hacia la ventana y ver como, la luz de la Luna y la invisible brisa, hacían oscilar la cortina.
Respire, en un largo suspiro, al ver la causa de la aterradora sombra que me había inmovilizado a su merced, al despertar de mi agitada ensoñación.

Cerré lentamente mis ojos, claramente más relajada, buscando retomar el sueño reparador que tanta falta me hacia en esta noche de pesadillas. Ya estaba sintiendo los primeros sopores, casi embelesada con Mofeo cuando, un gélido soplido en mi oreja, soltó unas palabras, más frías, todavía si cabe; reverberando en un bucle sin fin: ¡Aquí estoy…!

Me empecé a sofocar cuando mi cuello sintió aquella descomunal presión, respirar o articular, un grito o el más leve suspiro de dolor, ya no era posible. El bombeo del corazón, a pesar de su esfuerzo, yo sabia que, irremisiblemente, acabaría extinguiéndose. En esos, mis últimos momentos de consciencia, sentía como la vida iba abandonando mi ya, casi, inerte cuerpo.

Esta vez, al menos, no abrí los ojos…

Anuncios

14 comentarios sobre “La tertulia de las diez: “Pesadillas”

    1. Para mí el momento más terrible es el momento donde el sueño y la consciencia se entremezclan dando un toque virtual de realidad, donde los segundos parecen minutos y notamos perfectamente la angustia, el sudor corriendo por la cara y el corazón latiendo desbocado.
      Saludos

      Le gusta a 3 personas

      1. Exacto ese mometno en el que se entremezaclan, es horrible, son tan reales que es como si lo experimentaras en tiempo real, llegando a sudar, gritar, asustarte hasta que llegas a despertarte del sueño sobrecogido y es cuando te das cuenta que ha sido todo una terrible pesadilla

        Le gusta a 1 persona

      2. Ese mismo y preciso momento, aunque a veces dura un poco más. Yo me desperté una vez, con la almohada encima de la cara, me estaba asfixiando de verdad; ahora tengo más cuidado cuando la giro o la doblo 🙂

        Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.