La tertulia de las diez: “El mosquito trompetero”


Por mediación de El arca de las palabras del blog de Úrsula un nuevo relato para la ya conocida Tertulia de las diez.

En mi casa se nota que llega el buen tiempo, lógicamente porque la temperatura aumenta pero hay otro motivo todavía más determinante, por las serenatas nocturnas de los mosquitos trompeteros.

Todos los años como veraneantes oficiales hacen su acto de presencia y oír al dormir sus zumbidos significa despertarse con sus irritantes picaduras. No hay solución válida que los ahuyente sin padecer unos efectos secundarios igual de molestos, como olores químicos o supuestos ultrasonidos que acaban produciendo 15.000hz de jaqueca.

Así que día tras día, al verme en el espejo del aseo, contabilizo inconscientemente las marcas de sus precisos aguijonazos. Una guerra perdida en los meses de calor aunque ellos, en alguna noche de insomnio, tuvieran sus bajas.

Este año, en cambio, estoy preparado y les va a costar conseguir un nuevo triunfo. Para empezar, me he comprado unos auriculares, para no oír su estridente zumbido. Y todas las noches me tomaré unas buenas cervecitas tostadas de doble malta, si algún mosquito tiene la osadía de picarme, sabrá lo que es volar bajo los efectos del alcohol y, seguramente, a la mañana siguiente me lo encuentre estrellado contra alguna pared.

 

Anuncios

11 comentarios sobre “La tertulia de las diez: “El mosquito trompetero”

  1. Muy divertido el vídeo de la pantera rosa. ¡Qué recuerdos, no me perdía ningún capítulo!. Y en el segundo vídeo, todavía no me he quedado con la letra, ¿Cómo era?, jajajajaja. Buena idea la de las cervezas.

    Le gusta a 1 persona

  2. Jejejeje que bueno! Prueba a poner un ventilador en el techo. La corriente que genera impide que se vuelen debajo. Eso funciona en las habitaciones o espacios cerrados siempre y cuando estes debajo del ventilador. Por otro lado decirte que ni mi ex marido ha logrado desesperarme tanto como lo hacen los trompeteros. Me vuelvo sádicamente con ansías de violencia desmedida. Toda la bondad que hay en mi se transforma en agresividad. Porque algunas veces no aguanto el ventilador y me toca el trompetero de las narices 🤬

    Le gusta a 1 persona

  3. Son desesperantes oírlos zumbar al tiempo que se está cogiendo el sueño. Parecido a la mosca que se posa en la cara cuando se echa la siesta. Ponen a prueba la paciencia más tranquila, así que los que no llegamos a ese nivel, nos desesperamos.
    Saludos 😁✋

    Le gusta a 1 persona

Responder a jmvanjav Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.