El final by El blog de Lídia

La suerte estaba echada, cada paso que daba, me aproximaba a mi ejecutor. No había marcha atrás y, en mi corazón, ya empezaba a sentir la fría hoja del cuchillo que me mataría. Delante de mi asesino, algo me sobresaltó hasta el punto que de un brinco me revolví y salí a galope, de aquella sala de aniquilación. Corrí, hasta perderme en El Bosque de la Braña, donde pasaría mis últimos meses de vida, por primera vez, en Libertad.

No soporto esas ratas grises, grandes como gatos, y menos las de un matadero.

El Blog de Lídia

Aún no lo comprendía… ¿Por qué me vendían después de tantos años a su servicio? Me encontraba en una nave industrial a la espera de que mis viejos dueños acabaran con la transacción. Yo solo quería sentirme seguro y terminar mis días en paz. Entonces me llamaron y me guiaron hasta una sala fría y gris. Allí había un hombre:

—Soy el matarife, ya está todo preparado. Acercadme al caballo.

horse-3183756_1920 pixabay.com

Mi participación para el Reto 5 líneas del blog de Adella Brac.

Lídia Castro Navàs

Ver la entrada original

Anuncios