La tertulia de las diez: “El sueño”


Por mediación de El arca de las palabras del blog de Úrsula un nuevo relato para la ya conocida Tertulia de las diez.

El sueño que tuve anoche fue de cine, una película de acción perfectamente encuadrada y con unos efectos especiales auténticos, nada de ordenadores ni de pantallas verdes.

Todo empezaba que había visto un reloj en el escaparate de una joyería y entré a informarme con la intención de comprarlo. Esperando el turno de ser atendido, dos sujetos corpulentos, y con aire marcial, entraron precipitadamente en cuanto el dispositivo de cierre de la puerta se desbloqueo.

En un minuto exacto y sin mediar palabra, los gestos de los dos últimos visitantes dejaban bien claras las intenciones, todos los mostradores fueron reventados y vaciados de cualquier joya expuesta.

El contenido de la caja de seguridad de la trastienda también acabó en una bolsa de deportes, el cañón de una escopeta como una batuta, dirigió eficazmente todos los movimientos de una partitura bien aprendida de memoria.

A los diez segundos de haber terminado todo, los espectadores seguíamos inmóviles casi sin respirar. La magistral ejecución del robo, hubiera merecido una ovación, pero los presentes todavía estábamos temblando; como las hojas de los álamos en otoño.

Bueno, ya he acabado de abrir los ojos, después de un largo bostezo y estirame me levanto. Por entre los barrotes, del ventanuco de la celda, veo al fondo a los álamos del patio de paseo como van soltando las hojas; estamos en otoño.

Que juguetones son los sueños, aparecía en el mío como espectador y resulta que era el que reventaba las mesas de cristal de la joyería.

seiko
Bueno, al menos, del reloj no se enteraron, lo escamoteé  y me quedé con él 🙂

 

 

 

 

Anuncios

14 comentarios sobre “La tertulia de las diez: “El sueño”

  1. ¡Qué jugarretas nos hacen los sueños! (yo que soy de recordar mucho lo que sueño, ni te cuento, lo mismo me despierto riéndome a carcajadas como llorando a lágrima viva
    Por otra parte parece como si el percebe se estuviera ‘maleando’, habrá que vigilarle de cerca … 😊

    Le gusta a 1 persona

  2. Yo, en cambio, a medida que despierto se me desvanecen. Esperemos que este aprenda y cuando salga se dedique a la poesía, por ejemplo.
    En cuanto al percebe, habrá que ver por donde nos sale, lleva una temporada sin dar señales, se ve que se todavía le dura la resaca de la carta de San Valentín 🙂
    Saludos U

    Le gusta a 1 persona

Responder a Pilar Astray Chacón Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.