La tertulia de las diez: “Un banco vacío”

Por mediación de El arca de las palabras del blog de Úrsula un nuevo relato para la ya conocida Tertulia de las diez.

Todos los días, más o menos a la misma hora, saliendo del trabajo, en invierno o verano, tenia una parada obligatoria. Siempre que el tiempo lo permitía, me sentaba en un banco frente al mar y contemplaba el horizonte durante un rato indeterminado, hasta que como despertando de una ensoñación volvía a la realidad y seguía el camino a casa.

Con buen tiempo mi rutina era compartida y, a veces, los bancos del paseo se parecían a la fila de un cine con la sala llena. En jornada de verano, al salir antes, era yo el primero en llegar y, de hecho, me llevaba la comida para disfrutar de todo su esplendor.

Repetir durante años las costumbres hace que los asiduos seamos conocidos y nos saludemos como buenos vecinos, sin saber nada los unos de los otros, solo por coincidir en el mismo sitio día tras día. Así que, compartiendo gustos, tampoco es de extrañar que pueda surgir algún romance como los de antes, sin prisa y sin las pasiones de quienes los buscan, día a día.

No hay presiones ni interrogatorios, se habla de lo que acontece o se calla con la vista perdida en el magnifico paisaje. En ese entorno la libertad y el respeto son completos, no se necesita romper el encanto con planes futuros de cenas o convivencia, todo llegará a su paso sin forzar la situación.

La verdad es que, las personas siempre tenemos algo de egoísmo, y tanta pureza al tiempo que nos dignifica también nos consume por dentro. Un día en que el banco está vacío y la compañía ausente, nos recriminamos no haber pedido el número de móvil para una emergencia como esta.

Han pasado semanas, meses y hasta algún año, el banco sigue sin ocuparse por esa presencia que fue fiel acompañante, hasta en los días que compartimos paraguas, para tener ese rato de paz contemplando el mar.

photo-2012-08-30-13-40-03-351.jpg
Ya no está el Amor
solo queda el dolor
que llena su vacío.
La vida es inercia
llevada por hastío,
un barco sin jarcia
ni rumbo definido.
Dolor sin esperanza,
en el alma cernido,
con arel de añoranza.
Anuncios

8 comentarios sobre “La tertulia de las diez: “Un banco vacío”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s