Diario de un percebe (soso): 1 de enero día de hacer promesas


El despertador sonó, claro era lunes, pero esta vez sabía que festivo, así que me di media vuelta. Al no poder dormir, aproveché para hacer las promesas que siempre se hacen al empezar el año, yo no iba a ser menos y además con un plan para su cumplimento.

  1. La primera siempre es la de perder peso, cuesta poco cogerlo y mucho soltarlo, este año lo tengo muy claro, es cosa de números. Voy a hacer todas las comidas tomando sólo la mitad, el plan es genial y por si me diera hambre, entre horas haré otra media comida. Racionando así seguro que para el verano ya he perdido el exceso.
  2. La dieta sin ejercicio no sirve de mucho, así que andaré todos los días y fiestas de guardar. Si un día ando cojonudo y si ando jodido pues… también me sirve, el caso es que todos los días ande algo.
  3. La tercera es beber una botella al día de agua esta es más chunga, son muchos litros, ni que fuera a cruzar un desierto. Me está dando el sueño así que esta me la apunto para el año que viene.

Me desperté para ver los valses del concierto de Ano (Año) Nuevo y mientras escuchaba a la orquesta recapitule mis propósitos para este año:

http://www.rtve.es/alacarta/videos/especiales-navidad/concierto-ano-nuevo-orquesta-filarmonica-viena-2018/4397618/

Voy a comer la mitad en la comida y la mitad entre horas así la mitad de la mitad es un cuarto, todavía me acuerdo de las fracciones. Voy a contabilizar todo lo que ando ya sea bien o joio, así que aquí será justo el doble. Por lo tanto, si como la cuarta parte y ando el doble este verano como un figurín

Anuncios

13 comentarios sobre “Diario de un percebe (soso): 1 de enero día de hacer promesas

  1. ¡Qué bien andas de mates, yo que soy negada, en el último párrafo no he pillado la cuenta!
    Nunca hago planes ya, pero la botellita de agua que a ti no te gusta siempre la llevo a cuestas 🥂

    Le gusta a 1 persona

  2. Díselo a mi estómago o al del percebe, agua en ayunas sólo después de cruzar un desierto. Si no la reacción es de bajón y pérdida de ritmo, todos los organismos no son iguales y beber a destiempo y sin ganas puede hidratar pero también poner triste la tripa. Lo mismo que no se come a todas horas tampoco beber, salvo días de calor excesivo.
    Saludos, gracias por pasar y comentar 🙂

    Me gusta

  3. Yo me hago las mismas promesas, pero según avanzan los años, me va costando más salir a caminar, que lo hacía siempre y de comer… Bueno tampoco es que coma mucho, pero no me privo de lo que me apetece.
    Así que en vez de perder he ganado mis dos kilitos este verano aggggg!!!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.