El espejo del contenedor


Regresaba hace un mes a casa a eso de las ocho de la tarde, se me había atragantado un informe en la oficina; y de propina el siguiente bus, tardaría en pasar, lo mismo que yo en llegar a casa caminando. Estaba helando por lo que llevaba buen paso, como para estar media hora esperando al autobús 6, en quince minutos atravesaría el desangelado polígono. No había ni un alma, ni andando ni circulando en coche, por la larga avenida; solo, de vez en cuando, entre las naves industriales, asomaba una tímida luna llena.

Ya estaba sólo a dos manzanas de mi portal y, apoyado a uno de los contenedores de basura con los que me cruzaría en unos pasos, vi el reflejo de un objeto sin identificar. Al llegar a su altura reconocí un viejo espejo con un marco de madera. Me paré a darle un segundo vistazo, el reflejo era borroso pero seguramente sería falta de limpieza.

No lo pensé más, a luz de mi salón, corroboré su buena calidad, con un poco de limpieza tendría un espejo de colgar sin gastarme nada. Le pasé un paño húmedo y para mi sorpresa se veía perfectamente, la neblina del vidrio había desaparecido por completo, debía de ser sólo una costra de polvo y grasa adheridas. Me faltó tiempo para ir al cuarto de invitados y sustituir el pequeño de plástico, que allí tenia, para colgar un espejo como es debido.

A partir de aquella noche, dormí como hacía mucho tiempo, de un tirón y descansado. No sólo eso, mis problemas de estómago, también desaparecieron; y lo más curioso fueron mis ingresos extra, no soy jugador pero la primitiva semanal me toco cuatro veces, eran premios pequeños, pero en ese mes saqué para tener unas buenas vacaciones de verano.

Después de cuatro semanas, como si de un mes lunar se tratará, mi vida volvió a la normalidad; dormía regular, tenía alguna molestia digestiva y no me tocaba ni la devolución. Pensando en ello, me di cuenta que todo había empezado en la noche que recogí el espejo, ni me había vuelto a preocupar de él. Por curiosidad o por morbo, instintivamente, fui al cuarto de invitados, y allí seguía colgado, salvo que una blanca niebla ocultaba cualquier reflejo en él.

Lo descolgué con intención de limpiarlo de nuevo, pero al darlo la vuelta vi una pequeña inscripción, que la primera vez se me paso por alto:

Este espejo está maldecido por las almas de los que murieron encerrados en este manicomio. Quien lo encuentre si lo limpia, tendrá un ciclo lunar afortunado, hasta que la niebla de las almas vuelva a eliminar todo reflejo. El maleficio pasará de poseedor en poseedor hasta que la noche eterna libere las almas.

Sanatorio mental Victor Frankenstein, 1898

IMG_20171210_233726

No soy supersticioso pero, esa misma noche, dejé el espejo apoyado junto al contenedor de basura de mi portal.

 

16 comentarios sobre “El espejo del contenedor

  1. Lo qué dan de sí los espejos! 👏👏
    ¿Sabes? a veces he encontrado ‘perlas’ al lado de los contenedores (como una mesita de los años, no sé muy bien! pero google dice que muchos. Hierro y madera maciza, se usaban para los antiguos teléfonos, reservando una especie de cesta en la parte inferior para colocar las antiguas guías telefónicas. Limpieza, lijado, manita de barniz y lista (hasta mi ahijada se la pide de herencia, y eso que dice ser minimalista 🤣
    Tu espejo de contenedor, sí, mejor tirarlo, la cosa hubiera ido de mal en peor

    Le gusta a 1 persona

  2. Un espejo atrapa almas daría un poco de canguelo mirarse en él.
    Off record: La foto es real, así que al verlo la otra noche, no me quedó otra que dedicarle una entrada.
    Y sí, a veces se tiran cosas que resultan muy especiales. Si yo tuviera un trastero parecería el almacén (cutre) de Indiana Jones 😀

    Me gusta

  3. … y yo no rebusco más en los contenedores porque mi pequeño loft es eso, pequeño …. ¿ventajas? todas, poco que limpiar y poco trasto. Deberías hacerte con uno, porque como no tienen puertas no te estropearías ni el brazo!

    Me gusta

  4. Buen relato!
    Me ha dado hasta un poco de repelús cuando llegué al punto de la lectura de la parte de atrás.
    Tengo una amiga que odia los espejos, dice que es incapaz de dormir en una habitación donde haya un uno, que le da mal rollo, qué los espejos ofrecen reflejos que muchas veces no queremos ver.
    Un poco Antoñita la fantástica es mi amiga, pero bueno… cada loco con su tema.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .