Hablar sin acritud

En estas últimas semanas, en España, tener una conversación sin subir el tono se está convirtiendo en una misión casi imposible. Yo no voy a sacar el tema que está en boca de todos y ni siquiera, meterme con los instigadores de este posicionamiento. Toda esta parafernalia me demuestra, que nuestro nivel sociocultural no llega …