Perogrulladas: Decálogo del respeto o, al menos, cómo no hacerse acreedor de su perdida

  1. Tomarnos menos confianzas de las que nos den.
  2. Devolver aquello que nos han prestado sin esperar a que nos lo tengan que reclamar.
  3. Tener una sola palabra, tanto para el amigo como para el resto.
  4. Llegado el momento, anteponer la posición de persona, a cualquier otra postura más cómoda.
  5. Nunca pedir, en ningún ámbito de la vida, aquello que no se está dispuesto a dar.
  6. Reírse con la gente pero nunca de nadie a excepción de uno mismo.
  7. La soberbia, el odio y el rencor nos limitan mucho el respeto hacía los demás y viceversa.
  8. No hacer de la razón justificación para linchar o avasallar.
  9. Aprender de los errores en vez de ocultarlos.
  10. Y por último, ser consecuente y coherente con uno mismo.

Seguro que hay más de diez 🙂

El innato derecho del respeto lo solemos perder con nuestro comportamiento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s